Lunes, 04 Enero 2021 21:58

BRIZUELA Y DORIA RECIBIÓ A LOS ALLÍS EN EL MUNICIPIO Y BREGÓ POR MANTENER VIVA LA TRADICIÓN

En la mañana de este sábado 2 de enero, como es costumbre, la intendenta Inés Brizuela y Doria dio la bienvenida a la Cofradía de los Allís en el Palacio Municipal, quienes desearon un próspero Año nuevo para todo el pueblo riojano.

 

A las 11 horas, la Jefa Comunal acompañada por parte de su Gabinete, y los concejales Mónica Villafañe y Enrique Balmaceda, se trasladaron hacia la entrada de calle Santa Fe, del Palacio Municipal Juan Ramírez de Velasco donde aguardaban el arribo de quienes son los Guardianes del Niño Alcalde. Seguidamente, los invitó a pasar a la Sala de Situación donde los Allís, encabezados por el Inca Mayor, Don Herminio Dávila entonaron el Tinkunaco, canto ancestral diaguita, como ofrenda de esperanza para el año nuevo que inicia.

 

Al respecto, Brizuela y Doria recalcó “es una alegría y un honor poder recibirlos en el Palacio Ramírez de Velasco, algo tan significativo, que resume nuestra historia, ese encuentro de cultural, el resultado de lo que somos, esa amalgama de los dos pueblos hermanados en la fe, en el amor y en la esperanza renovada”.

 

Sobre su deseo para el pueblo riojano afirmó: “Que tengamos la fortaleza para salir adelante, que no permitamos que nada ni nadie nos divida, estoy convencida que la clave para salir adelante es estar juntos, trabajar en las cosas que nos unen, dejando de lado las diferencias y con todos los cuidados porque la pandemia no ha terminado, tenemos que seguir cuidándonos y cada uno desde su lugar tiene que hacer su aporte para la construcción del proyecto común de ciudad, si logramos avanzar un poquito en que cada uno de los riojanos se sienta parte de algo más importante que la propia individualidad, vamos a construir ese proyecto común para avanzar como pueblo”.

 

Pablo Moreno, representante de la Cofradía indicó: “es un orgullo venir a saludar a la primera intendenta, deseándole lo mejor con la bendición de nuestro Dios vestido de Alcalde, en un momento tan difícil, hemos vivido un Tinkunaco muy triste, el 31 veíamos el llanto de la gente, fue conmocionante, esta pandemia nos hizo ver muchas cosas, sobre todo en la unión de la familia que se había perdido, esto sirvió para que la familia viva estas fiestas en familia, pero esta vez desde sus casas".

Visto 213 veces