Los inviernos son secos y con temperaturas medias por encima de los 7 °C, pocas lluvias, y alta amplitud térmica que puede pasar de 1 grado a 15 entre las primeras horas de la mañana y el medio día entre los meses de junio a septiembre. Los veranos son lluviosos y extremadamente calurosos con temperaturas medias de 35 °C y máximas en torno a los 45 °C, una de las más altas de Argentina.